13 agosto, 2019

Creación de una marca digital

La tecnología evoluciona continuamente y los negocios también debemos hacerlo. Es el momento de dar el salto al online a través de la creación de nuestra marca digital.

Pero la digitalización no es pan comido. Se nos presentarán una serie de obstáculos (nuevos formatos, nuevas formas de relacionarnos con nuestros clientes, empleo de programas informáticos…) que harán tambalear nuestra imagen de marca si no sabemos cómo gestionarlos. Sin embargo, asumir riesgos siempre merece la pena. Internet nos reportará una lista interminable de beneficios si conseguimos entrar con buen pie.

A la hora de exportar nuestra marca tradicional al plano digital debemos comprobar primero que contamos con una base sólida de marca, de forma que, posteriormente, se pueda extraer de ella la marca 2.0.

CARACTERÍSTICAS DE UNA BUENA IMAGEN DE MARCA

La primera impresión es la que cuenta. Es un hecho. Por eso es fundamental transmitir tu identidad en la primera toma de contacto de la manera más atractiva posible.

Es fundamental tener en claro los tres componentes que integran una imagen de marca: logo, diseño gráfico y componente psicológico. Este último permite crear un vínculo emocional con el cliente. Una combinación adecuada de los tres anteriores transmite correctamente los valores de marca. Como resultado, gozamos de la empatía de los consumidores y aumenta la fidelización de los clientes. Los valores de marca nos darán un empujón para alcanzar el objetivo final del branding: la diferenciación y posicionamiento dentro del sector.

Una imagen de marca que cumpla estos aspectos será la materia prima que emplearemos para obtener la marca digital.

ADAPTACIONES DE LA MARCA ANALÓGICA A LA MARCA DIGITAL

La imagen de marca analógica pasará por una serie de adaptaciones hasta considerarse apta para el terreno digital:

1. Revisión de los colores

Los colores de la marca pueden sufrir modificaciones en su transición del papel a la pantalla. En caso de que esto ocurra, se debe valorar si resultan aceptables o deberíamos revisar las tonalidades en busca de aquella que se ajuste mejor a la anterior. Puede parecer algo irrelevante, pero nada más lejos de la realidad. Nuestros clientes han asociado ese color a nuestra marca y un cambio en los colores podría confundirlos e incluso debilitar nuestro posicionamiento.

2. Modernización de la imagen

No queremos caer en una imagen anticuada, un riesgo que corren algunos negocios históricos y familiares. En la mayoría de los casos sus valores de marca giran en torno a la tradición, la experiencia, la familia…Son posicionamientos perfectamente válidos, sin embargo, tienen cierto peligro ya que podemos acomodarnos en la idea de que no necesitaremos nunca una actualización. Si llevamos sin revisar nuestra imagen de marca desde que se fundó el negocio deberíamos sacarle el polvo antes de introducirla en la red.

3. Elementos discordantes en redes sociales

En las plataformas sociales se debe comunicar una imagen concreta, con un tono comunicativo específico que debe mantenerse en el tiempo con el fin de construir un posicionamiento claro de la marca. Si somos divertidos pero nuestra imagen transmite cierta seriedad estaremos trasmitiendo una personalidad de marca un poco confusa.

A nuestro público debe quedarle bien claro quienes somos, así conseguiremos que se sientan identificados con nosotros. O adaptamos el estilo de comunicación que empleamos con el público o adaptamos la marca a nuestro mensaje.

4. Replantear la imagen actual

La marca digital abre las puertas a una nueva etapa del negocio. Se avecinan cambios, por lo que será el momento ideal de revisar si estamos contentos con la imagen actual, queremos cambiar pequeños detalles o, para los más atrevidos, darle un giro de 180 grados.

Una vez hemos pasado por este tipo de filtros, estamos preparados para empezar a crear nuestra marca digital.

REQUISITOS DE UNA MARCA DIGITAL

Puede que sea la primera vez que te informes sobre transformación digital, que lo tengas en tus planes o bien que te encuentres ya manos a la obra.

En caso de que te identifiques con el tercer grupo: ¿Ya tienes un dominio en internet? ¿Un blog o una web? ¿Unas redes sociales en las que te mantienes activo? Si alguna de las preguntas anteriores ha recibido una negativa, sigue leyendo.

La idea de marca digital puede parecer algo difusa y presentarse compleja. Que no cunda el pánico. Si cumples estos 3 requisitos podemos asegurarte que vas por el buen camino:

1. Hacernos un nombre en Internet

El nombre de nuestra marca debe figurar tal cual en internet, de forma que nuestros clientes lo tengan fácil para identificarnos e interactuar con nosotros. Debemos utilizar el mismo nombre en todas las plataformas en las que estemos presentes, de lo contrario, nuestra imagen de marca se debilitará y nuestro público se sentirá un poco perdido.

Ponemos el énfasis en el nombre de dominio. Debería ser memorable, identificativo y fácil de escribir.

2. Ofrecer contenidos a través de un blog o una web corporativa

La web corporativa será nuestra carta de presentación: quiénes somos, qué hacemos, cómo lo hacemos. Responderá a este tipo de preguntas.

El blog será un medio para aumentar nuestra visibilidad, así como para demostrar al cliente lo que podemos ofrecer. No tenemos que rompernos demasiado la cabeza, con WordPress podemos crear sites con amplias posibilidades y además son autogestionables, lo que nos permite ser autónomos respecto a los contenidos que hay en nuestra web.

3. Gestionar las redes sociales ACTIVAMENTE

Difunde tu identidad, crea contenidos interesantes, mantente en contacto con los usuarios…Y lo más importante, nunca dejes de hacerlo. La clave está en mantenernos actualizados, sin olvidar nuestra personalidad de marca. Plataformas como LinkedIn, Facebook, Twitter, Instagram y YouTube son el escaparate en el que deberías lucirte.

 

Al fin y al cabo, puede que la principal diferencia entre la marca analógica y la digital sea la naturaleza estática de la primera y la fluidez de la segunda.

Una vez hayas cumplido con todos estos pasos, habrás sentado los cimientos sobre los que construir tu marca digital. Si te detienes aquí todos tus esfuerzos habrán sido en vano. La marca digital se construye día a día.

14 mayo, 2019

5 herramientas de medición y gestión de redes sociales que tienes que conocer

La gestión de redes sociales para empresas y organizaciones es una tarea laboriosa, todo community manager que se precie lo sabe. Afortunadamente, el gestor de contenidos en redes sociales no está solo en su día a día, existen numerosas herramientas que facilitan su día a día. En este artículo hablaremos de cinco en particular, aunque hay muchas más. En Picnic nos manejamos habitualmente con ellas. Algunas están enfocadas a la gestión pura y dura, otras a la monitorización y medición, alguna tiene un poco de todo, y hay una última que te puede resolver el día a nivel de creatividad. Vamos a repasar nuestras herramientas de medición y gestión de redes sociales.

Tweetdeck

Esta es una de nuestras herramientas de cabecera para la gestión de cuentas de Twitter. Gestionamos todas nuestras cuentas de Twitter a través ella. Es una herramienta muy completa, y gratuita, a través de la que podemos llevar a cabo las siguientes tareas:

  • Gestión de un número ilimitado de cuentas de Twitter. Podemos crear publicaciones, hacer retuits, marcar favoritos, responder a otros tuits o mensajes directos. Todo, con cualquier perfil y desde una única interfaz.
  • Otra de las grandes ventajas de Tweetdeck es la programación de contenidos. Así, es fácil planificar e ir lanzando los contenidos de cada una de las cuentas que gestionamos desde el mismo lugar.
  • Seguimiento de hashtags u otros perfiles a través de la creación de columnas. Imagínate que puedes ver tus tuits y los de tu principal competencia uno al lado del otro. O ver cómo evoluciona la conversación del hashtag oficial que has lanzado.
  • Además, puedes configurar alertas en cada una de estas columnas.

Todo esto está genial, pero en nuestro día a día, también echamos en falta algunas cosas:

  • No permite etiquetar a otros usuarios en las imágenes. O programas o publicas en el momento etiquetando. Tampoco permite introducir la geolocalización del tuit.
  • Desde hace unos años ya no contamos con app móvil de la herramienta.

En general es una buena herramienta. La recomendamos.

Hootsuite

Con una interfaz muy similar a la de Tweetdeck, su principal ventaja sobre esta es que permite publicar en diferentes redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin.... Podemos llevar a cabo todas las tareas antes descritas en el apartado de Tweetdeck, pero más allá de Twitter.

Otra de las ventajas que nos da Hootsuite es que es multiplataforma. Está disponible como app de escritorio, a través de navegador o como app móvil. De esta forma, podemos estar pendientes de las redes sociales en cualquier contexto.

Otro de los fuertes de Hootsuite es la medición de datos relacionados con tus cuentas. Esta información será de gran valor a la hora de tomar decisiones dentro de la estrategia de redes sociales. Los datos son muy valiosos.

Hemos visto que Hootsuite es una herramientas de medición y gestión de redes sociales muy potente, y en consecuencia, sus creadores han decidido cobrar por ello. Existen diferentes planes, con diferentes funciones. Podéis echarle un vistazo aquí y comparar.

Facebook Business Manager

Otra de nuestras herramientas imprescindibles. Desde esta central gestionamos todas nuestras páginas de Facebook. Es una sistema de gestión centralizado desde el que cada community manager accede a sus páginas, puede ver rápidamente la evolución de cada una de ellas.

Otra de las cosas que nos encanta es que separa nuestros FB personales de la gestión de clientes. Imaginemos que empezamos a trabajar con un nuevo cliente. Antes de que existiese BM o bien teníamos que solicitar acceso desde nuestro perfil personal o bien a través de un perfil facilitado por el cliente, dificultando el trabajo del día a día. Con BM es mucho más fácil, se realiza la solicitud de acceso desde el mismo y una vez concedida, el administrador puede asignar la página a los diferentes gestores. Fácil, transparente y mucho más profesional.  Más ventajas:

  • Facilita la gestión de las cuentas publicitarias
  • Puedes colaborar con otras empresas a través de ella.
  • Puedes lanzar tus campañas de Instagram desde esta herramienta.

¿Qué críticas podemos hacerle a esta herramienta? Bueno, su interfaz no es precisamente amable y cuesta un poco adaptarse a su uso.

Canva

Esta es una herramienta muy guai. Principalmente, permite crear diseños muy chulos para las publicaciones de los clientes y de forma sencilla. No hace falta ser un experto en diseño gráfico. Canva contiene un sinfín de plantillas de publicaciones para Facebook, Instagram... y también para otras aplicaciones como folletos, carteles... Nos encanta porque nos ayuda a que nuestros community managers no siempre dependan del equipo creativo para trabajar.

Se trata de una herramienta de pago, con planes para empresas.

Facebook Analytics, Twitter Analytics, Instagram Analytics

Existen muchas herramientas para la medición de datos en redes sociales. Muchas. Nosotros siempre hemos aposta por las herramientas nativas que te proporcionan las propias plataformas, es decir: Facebook Analytics, Twitter Analytics, Instagram Analytics... ¿Por qué?

  • Te dan todos los datos.
  • Son gratis

Estas herramientas te dan todo o casi todo, la clave está en trabajar muy bien los informes y evoluciones de datos que quieres sacar, las comparativas que quieres hacer. Para eso tienes que aplicar tus propias fórmulas y diseñar tus propios informes a partir de lo que te ofrecen las herramientas nativas de cada plataforma. Ese es el valor que le aportarás a tu cliente. Desventaja: es mucho más laborioso. Y esto se multiplica si hablamos de Instagram, que todavía no ofrece una plataforma de escritorio manejable y de la que resulte sencillo extraer información. Con todo, no despreciamos las herramientas existentes. En un futuro artículo os hablaremos de las más importantes.

Este es un kit básico de herramientas de medición y gestión de redes sociales. Hay muchas más. ¿Cuáles son las vuestras?