¿A quién no le gustaría que su página web tuviera un diseño atractivo para sus clientes? Pero la importancia del diseño va más allá. Lejos de lo que podrías creer, el cómo estructuras tu página web y la facilidad de navegación que tenga afecta a tu posicionamiento en buscadores: diseño y posicionamiento web van de la mano.

Retén al usuario gracias a un buen diseño

Uno de los puntos fundamentales es que una vez que el usuario llegue a tu web no se vaya, o al menos no se vaya rápido. Para conseguir esto es imprescindible basar el diseño de tu web en realizar una buena interfaz de usuario (UI) y prestarle atención a la cada vez más importante experiencia de usuario (UX).

Qué es UI y UX

La principal diferencia es que UI se basa en la usabilidad de tu web. Esto quiere decir que tu web sea navegable, se entienda con facilidad y que satisfaga las necesidades del usuario. Si cuando el usuario llega a nuestra web no tiene claro cómo realizar las acciones que necesita o donde encontrar la información que estaba buscando, la abandonará.

Por otro lado, la experiencia de usuario (UX) se centra más en las emociones del usuario, el recuerdo que tenga de lo satisfactoria (o no) que fue su experiencia durante su navegación por tu página web. Es importante cuidar los colores, la tipografía, los gráficos… para que sean atractivos para nuestro target, de manera que les apetezca conocer más de nuestro site.

¿Es importante centrarse en ambas opciones? Sí, es lo que conocemos como DCU o Diseño Centrado en el Usuario. El DCU se basa principalmente en conocer las necesidades de nuestros usuarios y alinearlas con los objetivos de nuestro negocio. Debemos darles estas necesidades con la mayor facilidad posible, evitando que “trabajen”.

¿Qué acciones concretas llevo a cabo para tener una buena usabilidad web?

La teoría está muy bien pero es necesario conocer qué tareas a llevar a cabo son importantes.

  1. Visibilidad del sistema: ¿cuánto falta? Informa a tu usuario de cuánto queda para que se cumpla la acción que está intentando realizar.
  2. Hablarle en un idioma que entienda: no podemos decirle “no se ha podido realizar esta acción debido al fallo 408” sino “no se ha podido descargar por falta de espacio, ve a ajustes/configuración”. Debemos explicarle el problema y darle una solución.
  3. Control y libertad del usuario: que puedan deshacer acciones con facilidad ya que es probable que hagamos click donde no queremos.
  4. Seguir los estándares para no liar al usuario. Por ejemplo que el icono de menú sea con tres rayas o tres puntos, es algo estándar que todos entienden. Hay que tener cuidado con las innovaciones.
  5. Evita errores innecesarios: pon mensajes claros, que sea intuitivo. Por ejemplo, si queremos cancelar una reserva y nos sale un mensaje emergente de “¿Realmente quiere cancelar la reserva? No debemos poner como opciones: “Cancelar” y “Ok”. Esto es confuso. Sería mejor poner “Si, cancelar” y “No, volver atrás”.
  6. Reconocimiento: es importante, por ejemplo en una web de ropa, que si hay una prenda de más colores, poner el icono de los colores, que cambie la foto y se guarde así en la cesta. Si no, nos puede despistar sobre qué color estamos comprando aunque aparezca escrito en la descripción de compra del producto.
  7. Buscar la eficiencia: puedes utilizar aceleradores como botones de saltar contenidos. Muchos usuarios ya "expertos" lo agradecerán.
  8. Menos es más: fíjate en la página de inicio de google: un buscador y dos opciones. No hace falta cargar la web con cosas innecesarias.
  9. Diagnostica errores: cuando ocurre un problema es importante informar claramente del problema y ofrecer soluciones. Ejemplo: si olvidas tu contraseña que te diga “contraseña incorrecta” en lugar de “hay un error”. Y a continuación que ofrezca solución “enviar a mi correo”.
  10. Help: Es importante tener una sección de ayuda para las dudas que puedan surgir. Nunca sobrestimar al usuario, pueden surgirle dudas por muy simples que parezcan. Existe sección de ayuda hasta en WhatsApp, aunque todo el mundo sepa usarlo.

No te olvides del móvil: diseño Mobile First

Todos estos tips en cuanto al diseño y posicionamiento web no servirían de nada si no centramos todos nuestros esfuerzos en el diseño responsive. Este tipo de diseño es el que se adapta a los distintos dispositivos, ofreciendo así una correcta visualización de tu página web tanto en ordenadores como en tabletas y móviles.

Debemos tener este punto especialmente en cuenta ya que el teléfono móvil se ha convertido en los últimos años en el principal dispositivo para realizar búsquedas en internet.

¿Todo esto afecta realmente a mi posicionamiento web?

Como decíamos, diseño y posicionamiento web van de la mano. Y no mentíamos.

Cuando un usuario llega a tu web y se encuentra con todas estas técnicas de diseño y usabilidad correctamente ejecutadas, podrá realizar todas las acciones que necesitaba sin problemas y tendrá un recuerdo estupendo de su experiencia en tu web. Y lo más importante: habrá pasado bastante tiempo navegando en tu sitio web y esto a Google le gusta. Cuanto más tiempo pase un usuario en tu web, Google entenderá que tu página es un sitio de calidad y te premiará haciendo que aparezcas entre los primeros resultados de búsqueda.

¿Y si no? ¿qué pasa si no respeto las reglas básicas de diseño y experiencia de usuario? Es muy simple: tu audiencia abandonará tu página web a los pocos segundos de entrar. No le resultará cómoda ni sabrá cómo usarla. Esto Google lo registrará y entenderá que tu site no es útil para los usuarios, por lo que no te posicionará entre los primeros puestos de búsqueda.

¿Estás empezando y necesitas asesoramiento profesional para empezar con tu diseño web? En Picnic podemos ayudarte, ¡consultanos!