13 agosto, 2019

Creación de una marca digital

La tecnología evoluciona continuamente y los negocios también debemos hacerlo. Es el momento de dar el salto al online a través de la creación de nuestra marca digital.

Pero la digitalización no es pan comido. Se nos presentarán una serie de obstáculos (nuevos formatos, nuevas formas de relacionarnos con nuestros clientes, empleo de programas informáticos…) que harán tambalear nuestra imagen de marca si no sabemos cómo gestionarlos. Sin embargo, asumir riesgos siempre merece la pena. Internet nos reportará una lista interminable de beneficios si conseguimos entrar con buen pie.

A la hora de exportar nuestra marca tradicional al plano digital debemos comprobar primero que contamos con una base sólida de marca, de forma que, posteriormente, se pueda extraer de ella la marca 2.0.

CARACTERÍSTICAS DE UNA BUENA IMAGEN DE MARCA

La primera impresión es la que cuenta. Es un hecho. Por eso es fundamental transmitir tu identidad en la primera toma de contacto de la manera más atractiva posible.

Es fundamental tener en claro los tres componentes que integran una imagen de marca: logo, diseño gráfico y componente psicológico. Este último permite crear un vínculo emocional con el cliente. Una combinación adecuada de los tres anteriores transmite correctamente los valores de marca. Como resultado, gozamos de la empatía de los consumidores y aumenta la fidelización de los clientes. Los valores de marca nos darán un empujón para alcanzar el objetivo final del branding: la diferenciación y posicionamiento dentro del sector.

Una imagen de marca que cumpla estos aspectos será la materia prima que emplearemos para obtener la marca digital.

ADAPTACIONES DE LA MARCA ANALÓGICA A LA MARCA DIGITAL

La imagen de marca analógica pasará por una serie de adaptaciones hasta considerarse apta para el terreno digital:

1. Revisión de los colores

Los colores de la marca pueden sufrir modificaciones en su transición del papel a la pantalla. En caso de que esto ocurra, se debe valorar si resultan aceptables o deberíamos revisar las tonalidades en busca de aquella que se ajuste mejor a la anterior. Puede parecer algo irrelevante, pero nada más lejos de la realidad. Nuestros clientes han asociado ese color a nuestra marca y un cambio en los colores podría confundirlos e incluso debilitar nuestro posicionamiento.

2. Modernización de la imagen

No queremos caer en una imagen anticuada, un riesgo que corren algunos negocios históricos y familiares. En la mayoría de los casos sus valores de marca giran en torno a la tradición, la experiencia, la familia…Son posicionamientos perfectamente válidos, sin embargo, tienen cierto peligro ya que podemos acomodarnos en la idea de que no necesitaremos nunca una actualización. Si llevamos sin revisar nuestra imagen de marca desde que se fundó el negocio deberíamos sacarle el polvo antes de introducirla en la red.

3. Elementos discordantes en redes sociales

En las plataformas sociales se debe comunicar una imagen concreta, con un tono comunicativo específico que debe mantenerse en el tiempo con el fin de construir un posicionamiento claro de la marca. Si somos divertidos pero nuestra imagen transmite cierta seriedad estaremos trasmitiendo una personalidad de marca un poco confusa.

A nuestro público debe quedarle bien claro quienes somos, así conseguiremos que se sientan identificados con nosotros. O adaptamos el estilo de comunicación que empleamos con el público o adaptamos la marca a nuestro mensaje.

4. Replantear la imagen actual

La marca digital abre las puertas a una nueva etapa del negocio. Se avecinan cambios, por lo que será el momento ideal de revisar si estamos contentos con la imagen actual, queremos cambiar pequeños detalles o, para los más atrevidos, darle un giro de 180 grados.

Una vez hemos pasado por este tipo de filtros, estamos preparados para empezar a crear nuestra marca digital.

REQUISITOS DE UNA MARCA DIGITAL

Puede que sea la primera vez que te informes sobre transformación digital, que lo tengas en tus planes o bien que te encuentres ya manos a la obra.

En caso de que te identifiques con el tercer grupo: ¿Ya tienes un dominio en internet? ¿Un blog o una web? ¿Unas redes sociales en las que te mantienes activo? Si alguna de las preguntas anteriores ha recibido una negativa, sigue leyendo.

La idea de marca digital puede parecer algo difusa y presentarse compleja. Que no cunda el pánico. Si cumples estos 3 requisitos podemos asegurarte que vas por el buen camino:

1. Hacernos un nombre en Internet

El nombre de nuestra marca debe figurar tal cual en internet, de forma que nuestros clientes lo tengan fácil para identificarnos e interactuar con nosotros. Debemos utilizar el mismo nombre en todas las plataformas en las que estemos presentes, de lo contrario, nuestra imagen de marca se debilitará y nuestro público se sentirá un poco perdido.

Ponemos el énfasis en el nombre de dominio. Debería ser memorable, identificativo y fácil de escribir.

2. Ofrecer contenidos a través de un blog o una web corporativa

La web corporativa será nuestra carta de presentación: quiénes somos, qué hacemos, cómo lo hacemos. Responderá a este tipo de preguntas.

El blog será un medio para aumentar nuestra visibilidad, así como para demostrar al cliente lo que podemos ofrecer. No tenemos que rompernos demasiado la cabeza, con WordPress podemos crear sites con amplias posibilidades y además son autogestionables, lo que nos permite ser autónomos respecto a los contenidos que hay en nuestra web.

3. Gestionar las redes sociales ACTIVAMENTE

Difunde tu identidad, crea contenidos interesantes, mantente en contacto con los usuarios…Y lo más importante, nunca dejes de hacerlo. La clave está en mantenernos actualizados, sin olvidar nuestra personalidad de marca. Plataformas como LinkedIn, Facebook, Twitter, Instagram y YouTube son el escaparate en el que deberías lucirte.

 

Al fin y al cabo, puede que la principal diferencia entre la marca analógica y la digital sea la naturaleza estática de la primera y la fluidez de la segunda.

Una vez hayas cumplido con todos estos pasos, habrás sentado los cimientos sobre los que construir tu marca digital. Si te detienes aquí todos tus esfuerzos habrán sido en vano. La marca digital se construye día a día.

20 junio, 2019

5 beneficios del email marketing para tu estrategia de comunicación

El marketing a través de correo electrónico es una de las técnicas digitales más efectivas. No lo decimos sólo nosotros, lo dicen los datos. Según el informe 2016 sobre email marketing de Campaign Monitor el retorno medio de inversión en esta técnica es de más o menos 43 € por euro invertido. No está nada mal, ¿no? Si este dato todavía no ha sido capaz de convenceros, vamos a ver 5 beneficios del email marketing tu estrategia de comunicación digital.

1. Segmentación. Llegar a cada usuario de forma personalizada

Las estrategias de email marketing se construyen sobre bases de datos que vamos generando mediante la captación de leads. Si esa captación se ha realizado de forma ordenada y clasificando bien los usuarios en base a los criterios específicos de la campaña, lo que tendremos es un número de bases de datos bien segmentadas a las que enviar diferentes contenidos, teniendo en cuenta cuestiones demográficas, la etapa del viaje del comprador en la que está el usuario...

Con cada correo que enviemos nuestro conocimiento del usuario será mayor, ya que al interactuar con él nos proporciona información. ¿Ha abierto el correo? Sí. ¿Ha hecho clic en el enlace? No. ¿Por qué razón? Estas interacciones permitirán segmentar y personalizar cada vez más los envíos, aumentando las posibilidades de obtener retornos positivos.

2. Escalabilidad del email marketing

El marketing a través de correo electrónico es muy económico, sobre todo si lo comparamos con otros canales. El coste por llegar a cada usuario es muy asequible para la mayoría de empresas.

Podemos realizar una campaña para una base de datos de 100 usuarios o llegar a más de 200.000. Lo bueno es que el coste por usuario se reduce cuantos más usuarios pasan a formar parte de esas bases de datos. Si añadimos la automatización, se pueden optimizar todavía más los resultados.

3. Flexibilidad. Cualquier tipo de campaña

Cualquier tipo de empresa puede realizar campañas de email marketing. Podemos hacer cualquier tipo de campaña y personalizarlas al máximo. El tipo de contenido en este sentido será fundamental. De nuevo debemos recordar que es indispensable conocer al usuario, saber en qué etapa del buyer journey se encuentra y en función de eso enviar un correo u otro.

Una vez generado el lead, existen emails enfocados a hacer que el usuario siga profundizando en un tema. Si ha seguido ese camino de la manera que hemos diseñado, podemos intentar conseguir más datos facilitándole acceso a una prueba gratuita de un servicio/producto. Puede que haya llegado el momento de invitarle a realizar una compra. ¿Ya es cliente habitual? Podemos implementar un correo para una venta cruzada, o asesoría sobre el producto/servicio adquirido. Con esto conseguiremos fidelización.

4. Medible. Cada acción del usuario es cuantificable

Las herramientas de email marketing actuales permiten analizar en tiempo real todos aquellos parámetros que utilizamos para determinar el buen desempeño de una campaña: la tasa de apertura, número de clics, donde hacen clic... toda esta información nos permitirá optimizar futuros envíos. Normalmente se trabaja bajo la rutina del test A/B. Se utilizan dos versiones de correo y se envía por separado a un porcentaje de la base de datos objetivo.

El que mejor funciona será el que se utilice luego con el total de la base de datos. Este tipo de comprobaciones nos ayudan a conocer mejor los usuarios que forman parte de la base de datos, con lo que los futuros envíos obtendrán mejores datos y la efectividad de la campaña será mayor. Se trata de ir probando y ver qué funciona mejor.

5. Usuarios receptivos. Estás en su bandeja de entrada porque hay un interés previo

Todo usuario que recibe un correo electrónico de una empresa ha dado previamente su consentimiento, el resto es SPAM. Si ha dado su consentimiento es que ha manifestado un interés previo en algún contenido que ha visto de nuestra marca y quiere saber más. El usuario receptor de un email es un usuario de alto valor, ya que ya ha facilitado datos para recibir contenidos por nuestra parte. Si realizamos bien el resto del proceso, seguramente habremos conseguido un alto porcentaje de conversión.

Como hemos dicho al principio, el email marketing es uno de los canales que mejores ROI ofrece. Implementarlo en tu estrategia de marketing es altamente recomendable.

22 mayo, 2019

¿Qué es inbound marketing? Características que debes conocer

El inbound marketing es una de las metodologías más reconocidas en el mundo del marketing digital. Su característica fundamental es el uso de técnicas no intrusivas para acercarse al cliente, generar un proceso de conocimiento y generación de confianza marca-cliente y, finalmente, conseguir la conversión. El inbound marketing utiliza diferentes metodologías, herramientas y canales para conseguir objetivos. En este camino existe un elemento fundamental: el contenido. Seguro que habrás escuchado más de una vez esa máxima del marketing on line de «el contenido es el rey». Nuestra idea en este artículo es hacer un breve repaso.

Etapas de una estrategia de Inbound

Para entender bien cómo se construye la estrategia Inbound recurriremos a la explicación que nos proporciona una de las agencias de referencia en el sector: Inboundcycle. Antes de nada debe describirse el proceso de compra del consumidor. Dicho proceso consta de 4 fases que se suceden de manera lineal:

  • Concienciación (awareness). Tengo una necesidad.
  • Investigación (investigation). Cómo resuelvo esa necesidad.
  • Decisión (decision). Voy a resolver la necesidad.
  • Acción (action). Resuelvo la necesidad.

Lo más importante que tenemos que tener en cuenta de esta parte es que hoy en día todas estas fases se desarrollan en Internet. Así, el Inbound plantea 4 etapas a través de las que se guía al consumidor hasta la compra en nuestra web.

  • Atraer (attract). El marketing de contenidos se hace protagonista. Se generan contenidos enfocados a los distintos públicos y se posicionan en diferentes canales (buscadores, redes sociales...) a través de diferentes técnicas (SEO, SEM, SMO)... La planificación es fundamental y el contenido debe ser relevante para los usuarios a los que apuntamos. Ejemplo: si queremos vender ropa deportiva, crearemos contenidos sobre deporte. Si quiero vender zapatillas, contenidos para runners.
  • Convertir (convert). La etapa de atracción ha funcionado. Llegan las visitas a nuestra web. Estas visitas deben ser procesadas e intentaremos que se conviertan en leads (contactos) y alimenten nuestra base de datos. Para ello, hay que guiar a los usuarios y encaminarlos a esa cesión de datos proporcionándoles contenidos más específicos: ebooks, webinars, vídeos...
  • Educar (educate). Aquí empiezan los procesos de lead scoring -se trata de identificar a los usuarios de la base de datos y su evolución en función de las posibilidades que tienen de realizar la compra final- y el lead nurturing -se trata de la entrega de contenidos personalizados vía correo electrónico y de forma automatizada en función de la fase de compra en la que se encuentra-. Lo que buscamos es ir guiando al usuario con esos contenidos hacia la compra.
  • Cierre y fidelización (close and delight). Conseguir cerrar la venta y proporcionarle al usuario herramientas para que pueda ser prescriptor de la marca y por supuesto, fidelizarlo.

Importancia del marketing de contenidos

El contenido es el elemento esencial del Inbound Marketing. Es lo que guía todo el proceso. Recuperemos el ejemplo del runner. Somos una tienda de ropa deportiva para runners. Para atraer a nuestro cliente pondremos en marcha una estrategia de contenidos. Esta implicará la creación de artículos blog, optimizados con palabras clave (SEO) para posicionarse en búsquedas relevantes para nuestros potenciales clientes en cada fase de compra. Un artículo titulado ¿Qué necesito para empezar a correr? puede servirnos para darnos a conocer al usuario. Crear comunidades en redes sociales nos ayudará a fortalecer esa relación con los usuarios recién captados y que sus visitas a nuestros artículos blog sean recurrentes.

Una vez fortalecida esta relación, llega el momento de conseguir el lead, el contacto, para que el usuario se una a nuestra base de datos. En un artículo blog colocamos un formulario de descarga de un ebook titulado El entrenamiento definitivo para preparar una 10k. El usuario completa el formulario y ya está en nuestra base de datos. El correo electrónico será ahora nuestro principal canal. Teniendo en cuenta los resultados del lead scoring comenzaremos el proceso de lead nurturing enviando contenidos específicos. Una opción podría ser La importancia de controlar las pulsaciones. Con un artículo de este tipo podemos llevar al usuario a la compra de un reloj inteligente entre cuyas funciones esté la de controlar las pulsaciones.

Incluso una vez realizada la compra, el contenido es importante. Agradece su nueva adquisición al usuario con un correo en el que se enlace un artículo titulado Saca el máximo provecho de tu nuevo reloj inteligente. Fortalece la fidelización y busca nuevas ventas con productos o servicios complementarios.

Qué es Inbound Marketing y qué Outbound Marketing

Como acabamos de ver, el Inbound se basa en métodos denominados «no intrusivos». Por su parte, el  outbound marketing, utiliza metodologías más directas para captar consumidores. Son las metodologías que podemos ligar al marketing tradicional: publicidad en diferentes soportes (prensa, televisión, radio, exteriores...) es un buen ejemplo de esto.

Desde nuestro punto de vista, Inbound y Outbound tienen fortalezas y debilidades. El aprovechamiento de las primeras para la construcción de estrategias de marketing integradoras nos parece una solución mucho más efectiva. Un ejemplo: la creación de comunidades en redes sociales es una técnica inbound que puede verse reforzada con una técnica outbound como una campaña con alguna herramienta de social ads. Una estrategia SEO (inbound) para una web puede optimizarse con una cuña de radio señalando la existencia de dicha web (outbound).

 

22 febrero, 2019

¿Por qué las PYMES deberían apostar por el marketing online?

El marketing online para las PYMES, ¿Que deberías saber?

Todas las empresas hoy en día, sin importar su tamaño, deberían prestar especial atención a todo lo que el marketing online representa, pero ¿por qué para las PYMES debería ser un tema prioritario?

La primera razón y quizá la más importante, en el marketing online no importa si eres grande, mediano o pequeño, es un “todos contra todos” dónde no es raro llegar a ver casos de éxito en los cuales un David vence a Goliat.

Así es, para varios nichos de mercado, las pequeñas empresas pueden competir con las grandes multinacionales e incluso llegar a tener mejores resultados (sobre todo a nivel local, en comparación con la multinacional)

¿Y por qué se da esto? – Las plataformas publicitarias, llámese Google AdWords, Facebook Ads, Twitter Ads, etc. No están pendientes si quien publicita es una gran multinacional para poner sobre precios o una pequeña empresa con un presupuesto reducido. Se ajustan a todos los presupuestos, (Es factible publicitar desde 1€ al día) lo cual en los medios tradicionales JAMÁS va a ocurrir, por el mismo costo que mantener estos medios implica. Por medios tradicionales vamos a entender televisión, radio y prensa.

Entonces, si estas plataformas se ajustan al presupuesto de cualquier empresa, es mucho más fácil llegar con publicidad al consumidor final y, dependiendo de la persona que esté detrás de la campaña, si está bien optimizada y planificada se puede tener resultados estupendos. De algún modo, se podría decir que se puede pelear en igualdad de condiciones.

Aunque, es importante aclarar, que los grandes presupuestos todavía llevan una cierta ventaja debido a que se van a poder hacer muchas más cosas; ejemplo, mayor número de campañas, campañas para test A/B, campañas para branding, campañas para retargeting, etc.

En Internet hay mercado para todos, y como PYME debes centrar tus esfuerzos en encontrar un nicho de mercado que las grandes empresas no estés atendiendo o a su vez, diferenciarte por un servicio personalizado el cual a ese tipo de empresas en muchos casos les es complicado atender.

Toda empresa, por más pequeña que sea, deberá estructurar y planificar una estrategia de marketing online, sin importar tu giro de negocio, siempre habrá plataformas y estrategias que se adapten de mejor manera a tus necesidades.

La segunda razón tiene que ver con las fronteras, efectivamente, el marketing online acorta fronteras como ningún otro medio tradicional lo puede lograr. Se estima que 3.714 millones de personas el día de hoy son usuarios de Internet, esto quiere decir que potencialmente el 50 % de la población mundial aproximadamente están conectados a la red (y en aumento gracias a proyectos para llevar Internet a todo el mundo como Internet.org o Project Loon de Facebook y Google respectivamente.)

Esto representa una ventaja competitiva como nunca antes se vio, estar a unos pocos clics de comunicarte con personas en el otro extremo del planeta y llegar con tu mensaje en el idioma de preferencia del consumidor.

En conclusión, si eres PYME, deberías estar tomando acción en cuanto al marketing digital corresponde, pelear a la altura de grandes empresas no se lo puede hacer todos los días, y no sabemos cuánto tiempo más esto seguirá funcionando así. Para llevar a cabo esto, puedes tener un departamento/responsable de marketing en tu empresa o a su vez contratar una agencia de publicidad que gestione tu estrategia digital, pero siempre tomando en cuenta que un experto deberá guiarte en este proceso, es muy sencillo utilizar las herramientas a disposición, sin embargo, necesitarás de un profesional para que obtengas el máximo rendimiento de tu inversión.